top of page

El Monasterio de Tulebras - para los que buscan descanso contemplativo

Updated: Sep 5, 2023

Yann Tyng, nuestra escritora de Brilliant-Online se tomó unos días libres para vivir la experiencia de alojarse en un monasterio, ¡y no quería marcharse de este remanso de paz!


Hay muchas formas de viajar, y alojarse en un monasterio es sin duda uno de los caminos menos comunes. Puede que no esté en la lista de deseos de todo el mundo, pero el hecho de que sea una forma tan inusual de pasar el tiempo libre bien puede verse como un tipo alternativo de "aventura".


Pocos dirían que no les gusta viajar o conocer nuevos lugares, pero lo cierto es que planear un viaje requiere muchas neuronas. Hay que investigar dónde ir, dónde alojarse, qué ver, dónde comer, a qué hora hacer las cosas, y cuando el FOMO* empieza a hacer estragos en la cabeza, sólo queremos hacer tantas actividades como podamos. Con el aumento de los precios de los hoteles, el transporte y los destinos de vacaciones, disfrutar de unas vacaciones decentes sin arruinarse se ha convertido en todo un reto. Claro que muchos quieren salir de fiesta en Ibiza o pasear por las calles de Nueva York, pero cuando el dinero escasea y las exigencias de la vida moderna nos dejan asfixiados, el deseo de unas vacaciones así sólo sirve para frustrarnos.


*FOMO en inglés Fear Of Missing Out es el miedo a perderse algo.

Monasterio de Tulebras | Stay in a monastery | Brilliant-Online

Yanntyng vive en España y el verano pasado decidió consultar a San Google sobre dónde hacer una escapada que fuera asequible, generara el mínimo estrés y donde se pudiera descansar de verdad. Se dirigió a la hospedería del Monasterio de Santa Maria de la Caridad, también conocido como Monasterio de Tulebras, en el norte de España, en la provincia de Navarra. El verano pasado estuvo allí 10 días y no quería irse. Este verano volvió y encontró de nuevo la paz. No necesitó que Hamlet le dijera: "Vete a un convento!".


Monasterio de Tulebras


Se trata de un monasterio situado en la localidad de Tulebras, en Navarra, España. Las monjas pertenecen a la orden de los Cistercians of the Strict Observance (o Trapenses). Es una orden religiosa contemplativa católica romana. Forman parte de la gran familia cisterciense, cuyos orígenes se remontan a 1098. Siguen la Regla de San Benito y forman parte de la familia benedictina.


Este monasterio en concreto se fundó en el siglo XII, en 1147, y fue la primera orden cisterciense femenina de España.


¿Es estricto?


Alojarse unos días en la hospedería del monasterio no significa ser católico, ni llevar una vida de monja, ni estar en silencio siempre, ni que te confisquen los móviles, ni que te regañen por quedarte dormido durante la meditación y la oración.

Tenía mis dudas cuando me puse en contacto con el monasterio. Les expliqué que no era católica y que simplemente buscaba un refugio tranquilo que me ayudara a resolver algunos problemas mentales y a obtener un bálsamo para mi salud mental. Me acogieron muy bien.

Para responder a la pregunta, lo único estricto del monasterio son los horarios de las comidas. El desayuno se sirve a las 9 de la mañana, el almuerzo a las 2 de la tarde y la cena a las 8 de la tarde. Las monjas tienen un horario muy apretado, así que ayuda que los huéspedes sean puntuales y mantengan el ritmo. Personalmente, me gustó mucho la rutina de las comidas. El hecho de no tener que planificar qué comer (de forma saludable), ni ir al supermercado a por los ingredientes, pasar tiempo cocinando y recogiendo y simplemente aparecer en la mesa fue un lujo. La comida que sirven es sencilla, tradicional española, hecha con mucho amor y tan casera que te hace sentir muy bien. Las comidas allí son sin duda lo mejor de mi día. Para alguien que no sabe cocinar, la comida casera es un lujo.


Antes de cada comida, todos se unen en una pequeña canción (en español) para dar las gracias por la comida. Nadie está obligado a hacerlo si no se siente cómodo. Yo conseguí aprendérmela y estoy muy agradecida a la cocinera, sea quien sea, por preparar cada día platos tan variados y deliciosos.


Después de las comidas, todo el mundo devuelve automáticamente sus platos y cubiertos a la cocina, limpia las mesas y prepara las cosas para la siguiente comida. Aprendí observando lo que hacían los otros huéspedes, y cuando se van y vienen nuevos huéspedes, aprenden de los que están presentes y así se transmite.


Por supuesto, está prohibido fumar en las habitaciones, y la gente que ha elegido venir aquí para quedarse busca paz y tranquilidad, así que no hace falta decir que la música alta y las fiestas no están en la mente de nadie.




A la altura de los tiempos


La gente puede pensar que, por el mero hecho de vivir en el monasterio, las monjas están aisladas del mundo exterior. Nada de eso. Son muy conscientes de lo que ocurre en el mundo y, como he sido una afortunada receptora de la hospitalidad del monasterio, estoy agradecida e impresionada de que tengan la confianza y la sabiduría necesarias para mantenerse al día y asegurarse de que la gente pueda encontrar y conocer su hospitalidad.


Hablando del mundo exterior de los negocios, no todas las empresas son conscientes de la necesidad de tener un sitio web que funcione para atraer visitantes. Gracias a su sitio web, claro y fácil de navegar, no sólo encontré este monasterio, sino que quise navegar por él y saber más. Y cuando llegué a la sección sobre su hospedería, la fotografía de una monja tan amable y acogedora me hizo abandonar mis temores y dudas y escribirles para reservar una habitación. La espiritualidad sirve de poco si no se da a conocer al mundo, y el monasterio entiende perfectamente que tiene que fluir con los tiempos y no temer a la tecnología. (El monasterio tiene incluso una página de Facebook en la que publican lecturas u oraciones diarias y que permite a la comunidad estar conectada con el monasterio aunque no vivan en esa ciudad). El monasterio es muy consciente de hasta dónde están dispuestos a llegar con la tecnología. Han decidido que sólo necesitan lo suficiente para que la gente sepa que existen, pero sin pasarse con la tecnología.


Al fin y al cabo, la tecnología es un útil al servicio de la conexión entre grupos de personas que comparten un interés común. Permite compartir historias, e incluso las empresas del ASX se apoyan en la tecnología para que sus historias sean escuchadas por los inversionistas.



Ora et Labora


Ora et Labora" significa "oración y trabajo" en latín y es el lema de San Benito. Además de las oraciones, las monjas se dedican a muchas tareas, por ejemplo fabricar productos artesanales. Cada monasterio es diferente y tiene sus propios productos únicos según la región. Aquí, el monasterio elabora su propia miel. La monja que se ocupa de parte de la tecnología es también la misma que cuida de las abejas. Como ves, llevan una vida muy ajetreada, aunque no podamos ver lo que hacen.


Humildad y siempre aprendiendo


Tenía curiosidad por saber cómo un grupo de personas podía convivir en armonía en un recinto cerrado durante toda su vida. Hay algunas monjas que tienen contacto con los huéspedes en la hospedería, pero el resto está en el monasterio. Salen del monasterio para citas médicas, visitas familiares y otras necesidades, pero por lo demás están allí los 365 días del año.


Hablé con una de las monjas y me dijo que sí, claro, la convivencia con cualquiera es un reto, ya sea fuera, en el "mundo real", o dentro de los muros del monasterio. La cuestión es recordar que todos tenemos nuestras manías y personalidades, y que no siempre tenemos razón ni tenemos por qué tenerla. Es una lección de humildad considerar también el punto de vista de la otra persona, y ser capaz de aprender del otro.


Las monjas tienen que hacer sus lecturas todos los días, por lo que están constantemente aprendiendo y alimentando sus mentes. Leen las Reglas de San Benito y aplican sus enseñanzas a sus vidas. Lo que une a las monjas es su devoción unánime a Dios y, con este objetivo primordial como guía, todo lo demás se sitúa en la perspectiva adecuada. También practican el difícil arte de soltar y confiar en lo que la vida o Dios les traen. Confieso que soy culpable de tener rabietas de un niño pequeño en mi cabeza cuando las cosas no salen como yo quiero. Tal vez pueda empezar por las cosas pequeñas, como la próxima vez que el tren llegue tarde, y decirme a mí misma que lo deje pasar en lugar de quejarme.


Sigue caminando


Justo a las afueras del monasterio hay una Vía Verde Tarazonica que solía ser una vía férrea. Las vías se han retirado y ahora se ha convertido en una ruta de senderismo y ciclismo. Conecta algunos de los pueblos cercanos, por lo que se puede dar un largo y agradable paseo desde donde está el monasterio hasta el siguiente pueblo. A ambos lados del sendero se pueden ver campos de diferentes cultivos, como uvas, maíz, girasoles, olivos, etc. Di dos paseos al día, uno por la mañana y otro por la tarde o por la noche. Al ser un sendero tan largo, no se ve mucha gente. A veces te encuentras con un ciclista o dos, o con gente paseando como yo. Es muy, muy tranquilo y, de alguna manera, la inmensidad de los campos, los cielos y las montañas de fondo es un poderoso recordatorio de lo pequeño e insignificante que soy. Es una deliciosa sensación de libertad, de reducir el tamaño de mis "problemas". Hacer de estos paseos una parte rutinaria de mi estancia es importante para ayudar a limpiar mi mente.


Lea nuestro artículo de Brilliant sobre por qué es tan importante salir y moverse.




Via Verde, Monasterio de Tulebras | Brilliant-Online

Los huéspedes


Los huéspedes que vienen al monasterio para quedarse son de toda España, tanto locales como extranjeros, a veces también tienen monjas y monjes visitantes de Sudamérica. Cada persona viene con su propia agenda, y son libres de hacer lo que deseen. Algunos eligen estar en silencio y no hablar. Otros vienen simplemente a descansar. Muchos vuelven al mismo monasterio año tras año. Lo más interesante para mí fue conocer a gente que solía venir aquí para preparar exámenes importantes. Cuando estuve allí este año, había una joven estudiante de Derecho que venía a tener paz y tranquilidad para estudiar en preparación de sus exámenes. También es típico que venga gente a estudiar para las famosas Oposiciones, que son muy difíciles, o para los que se esfuerzan por escribir su tesis. Es una instalación perfecta para estos estudiantes, ya que tienen su propia habitación, silencio, las comidas preparadas y pueden concentrarse plenamente.


Durante mi estancia he conocido a un montón de huéspedes interesantes y todos han sido amables y acogedores. A nadie le importó que yo no fuera católica y yo tenía conversaciones increíbles con los huéspedes. Quizá sea la espiritualidad del lugar, quizá sea porque la gente que va allí busca algo más profundo o más allá y eso abre un espacio para conversaciones muy auténticas incluso con completos desconocidos.

Parque Queiles, Monasterio de Tulebras | Brilliant-Online

La belleza de la estabilidad


Me dijeron que aquí las monjas siguen cuatro votos: pobreza, castidad, obediencia y estabilidad. A los ojos del mundo exterior, puede parecer una vida pobre por no tener las posesiones por las que tantos nos angustiamos, pero quizá en su devoción a un único propósito, en la claridad de su vocación elegida, la estabilidad de su dedicación a una vida de contemplación son mucho, mucho más ricas que otras.


Incluso estando aquí sólo unos días, me doy cuenta de cómo la rutina y la estabilidad ayudan a que el tiempo pase, ayudan a dar orden y disciplina al día. Rezan siete veces al día, la primera a las 5 de la mañana y la última a las 8:45 de la tarde. Sabes qué hora es cuando suenan las campanas, sabes cuándo hay que estar en el comedor. Quizá incluso como adultos no seamos tan distintos de los niños pequeños, que necesitan una rutina para sentirse seguros y arraigados.


Los huéspedes son libres de ir a la iglesia y rezar si lo desean. En mi primer viaje, incluso intenté asistir a la primera oración a las 5 de la mañana. Fue todo un reto estar despierto a esa hora, pero es una experiencia que merece la pena. Hay un silencio increíble a esa hora, y sabiendo que la mayor parte del planeta sigue durmiendo, escuchar las voces cantarinas de las monjas... hay algo mágico en esa hora tan especial. Si es difícil "oír" lo que el universo nos dice en nuestro ajetreado día a día, quizá en la quietud de esa hora mágica uno pueda sintonizar mejor con la frecuencia que está más allá del reino humano.


La belleza de la simplicidad


Estas son unas "vacaciones" en las que no necesito planificar nada más allá de conseguir billetes de tren para llegar a la ciudad de Tulebras. Vine con una maleta pequeña y, como vine en verano, pude lavar mi ropa y dejarla secar al día siguiente. Las habitaciones son muy limpias, sencillas y cómodas. También proporcionan toallas.


Durante estos días, la sencillez de no necesitar nada más me parece un lujo. Ropa sencilla, actividades sencillas, comida sencilla. Hay conexión a Internet, así que he podido manejar unos cabos sueltos del trabajo. Hay mucho tiempo para la soledad, y también hay un parque refrescante cerca con árboles y sombra y un pequeño arroyo si quería estar al aire libre pero también un respiro del calor. Hay un lago a poca distancia, y los que vienen en coche son libres de explorar los alrededores. Como yo no conduzco, me conformé con quedarme donde estaba y explorar a pie todo lo que estuviera a mi alcance. No había necesidad de planificar nada ni de marcar puntos en una lista para demostrar que estaba allí.


Lagoon near Monasterio de Tulebras | Brilliant-Online

Estás en casa


Espero poder volver a este monasterio el próximo verano. Hay una razón por la que la gente sigue volviendo a este monasterio para sus retiros personales. Me siento como en casa, las monjas me reconocen y me dan los abrazos más cariñosos. Puede que no sean unas vacaciones típicas chulas de Instagram, pero eso no es lo que necesito en esta fase de mi vida. El viaje interior es lo que yo y muchos otros buscamos. Por qué no volver a uno mismo, sintonizar con la voz interior en un espacio donde todo se ralentiza...


Como dice la página web del monasterio,


“Aquí tienes tu casa y no es solo una forma de hablar.”

Haber estado aquí el verano pasado significó que, cuando volví este año, todo lo que la priora tuvo que hacer fue escapar de sus quehaceres durante unos breves segundos para saludarme, darme un abrazo, entregarme la llave de mi habitación y decirme: "¡Ya sabes por dónde andas! Te veré luego a la hora de comer", lo que me pareció muy cálido y acogedor.


Via Verde, Monasterio de Tulebras | Brilliant-Online

Egoístamente hablando, espero que lugares de refugio como este monasterio puedan seguir existiendo para siempre. De momento, este monasterio cuenta con 16 monjas, y con la vida moderna que avanza a toda velocidad, no hay muchas jóvenes que hayan encontrado la vocación de seguir este camino.


¿Por qué no escuchar un fragmento de las monjas del Monasterio de Tulebras cantando la Salve Regina, y disfrutar de unos momentos de paz mientras terminas el día?



Si desea probar un tipo de descanso diferente, hay un monasterio cisterciense en Tarrawarra (Australia).




Quienes sientan curiosidad por la vida interior de estas monjas y monjes, pueden ver estos documentales.


En el monasterio de Sion, en los Países Bajos, viven monjes cistercienses desde hace siglos. El edificio tiene espacio para 120 monjes, pero en 2013 sólo quedan ocho. Un edificio tan grande les hace pensar en un cambio: necesitan mudarse, empezar de nuevo en otro lugar y, con suerte, atraer a nuevos hombres para que se unan a su comunidad. Así nació la idea de volver a la isla del norte de Holanda que lleva por nombre: Schiermonnikoog, que significa Isla de los Monjes Grises. Pero el cambio no es fácil. (Fuente: boscohome.org)


Libres es un viaje al interior de las personas que se han entregado por completo a una vida de oración en clausura. Libres se rodó en 12 monasterios de varias provincias españolas: Las Batuecas (Salamanca), San Pedro de Cardeña (Burgos) y Leyre (Navarra).


En 1984, el cineasta alemán Philip Groening escribió a la orden cartuja de la Grande Chartreuse, en los Alpes franceses, para pedirles permiso para rodar un documental sobre ellos. Dieciséis años después, accedieron. El director vivió seis meses solo en las dependencias de los monjes, filmando sus oraciones diarias, sus tareas, sus rituales y sus escasas excursiones al aire libre. Este documental no tiene partitura, ni voz en off, ni imágenes de archivo, pero resulta fascinante por la forma en que introduce al espectador en la silenciosa quietud de la vida monástica.


Lea los otros artículos de Brilliant sobre España



Contacto


Monasterio de Tulebras

a/ Calle de San Bernardo, 31522 Tulebras, Navarra, Spain

p/+34 948 85 14 75 https://www.monasteriodetulebras.com/ info@monasteriodetulebras.com (para consultas generales) pedidos@monasteriodetulebras.com (para pedidos de sus productos artesanales)


 

Advertise with Brilliant-Online

✦ Brilliant-Online is the only publication that offers a single interactive multichannel advertising package.

✦ The purpose of Brilliant-Online is to push for a better world in the digital era.

✦ Brilliant-Online is an empowering read for progressive individuals and dynamic businesses.




✦ For all enquiries about advertising with Brilliant-Online, please contact us here.




bottom of page